Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Factoring: cómo aumentar tu liquidez sin recurrir a la financiación tradicional

Índice
Comparte este post en:

Actualmente, la falta de liquidez en una empresa se considera un grave problema, ya que, podría conllevar situaciones financieras complicadas, como sería el caso de la falta de pago a los trabajadores, de no poder adquirir mercancías para su producción, etc.
Por ello, contar con liquidez en tu pyme es un objetivo primordial, ya que, te permite hacer frente al proceso de producción y a mantener en buen funcionamiento en tu negocio.
Cuando una empresa necesita obtener liquidez a corto plazo debe buscar el producto financiero más adecuado a su situación. Veamos las diferentes alternativas y las ventajas de cada una de ellas.

¿Qué podemos hacer para evitar la falta de liquidez?

Las vías tradicionales para obtener financiación, como los bancos, son formas que usa una empresa para obtener liquidez, a cambio de altos costes e intereses, sin embargo, actualmente, existe una herramienta financiera llamada factoring, que consigue mejorar la liquidez de una empresa de forma inmediata, ofreciendo una financiación con sus propias facturas de ventas.
La operativa de factoring ofrece una nueva vía de financiación, con una multitud de ventajas sobre la financiación tradicional. Las principales, consigues anticipar el pago de tus facturas de venta a crédito, evitas tener que pagar cuotas mensuales por solicitar un crédito comercial y consigues obtener una financiación a corto plazo a bajo coste.

¿Qué es el Factoring?

El Factoring es una herramienta financiera que usan las empresas, que consiste en ceder tus facturas generadas por ventas, a una entidad financiera o compañía, para que gestione su cobro, de manera que la entidad ofrece el importe de las facturas cedidas menos la comisión que se haya pactado por el servicio prestado.
Al contratar un factoring obtienes unas coberturas de riesgo, qué ante la imposibilidad absoluta del cobro de una factura de venta, la Entidad Factoring, afrontaría el impago total, sin tener que devolver los pagos de las facturas que nos han adelantado.
Además, a la hora de contratar este servicio, la Entidad Factoring analizará las necesidades de tu empresa y tus posibilidades económicas, para ayudarte a obtener el máximo rendimiento.

Ventajas del Factoring

·       Disposición inmediata de liquidez

·       No se genera deuda

·       Externalización del servicio del cobro

·       Asesoramiento comercial y financiero de nuestros clientes

Su ventaja más clara es la disposición inmediata de liquidez, ya que, la media del periodo de pago está situado en 80 días y con la contratación de factoring, consigues cobrar tus facturas de ventas en el momento de su emisión.
No necesariamente cobrarás el 100% de la factura, pero si lo comparas con tu necesidad de liquidez, el periodo de vencimiento y la duda de sí cobrarás la factura, el coste de esa operación se rentabilizará de forma inmediata.
El hecho de que la contratación del producto factoring no genere deuda en una empresa, facilita que puedas acceder a la financiación tradicional para otros fines económicos.
Otro beneficio obtenido con la herramienta financiera factoring, es su ocupación en la gestión de cobros de las facturas emitidas, no teniendo que desembolsar recursos para este tipo de operaciones.
Y, por último, el previo estudio que realiza la Entidad de Factoring sobre la empresa y la cartera de clientes, nos informa de qué va mal en nuestro negocio y nos ayuda a escoger clientes no morosos.

¿Factoring o Financiación tradicional?

Si aún tienes dudas sobre que herramienta financiera debes usar a la hora de obtener liquidez inmediata para tu negocio, con respecto a factoring o financiación tradicional, te lo aclaramos con la siguiente comparativa:

Factoring

  • Rapidez en obtener liquidez
  • Externaliza el cobro de tus facturas
  • Restan la comisión del importe total

Financiación tradicional

  • Demora en el proceso de aprobación
  • Sigues gestionando el cobro
  • Altos intereses y tasas de demora
Compartir en:
Artículos relacionados