Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Claves para tener una tesorería holgada

Índice
Comparte este post en:

La tesorería y la liquidez son unos indicadores muy importantes para una pyme, ya que, ellos evalúan su salud financiera.

Ambos conceptos, hacen referencia al conjunto de efectivo o activos que tiene una compañía y que pueden transformar con rapidez en dinero para atender algún pago, sin que tengan una pérdida de valor importante.

Gestionar la tesorería es un elemento clave en una empresa, y aunque no existe una fórmula exacta, si podemos mejorar la liquidez empresarial ejerciendo un control más eficaz con medidas que aseguren unos niveles óptimos de tesorería a medio y a largo plazo.

Esto se consigue adecuando los factores propios de la actividad empresarial, como son las compras a proveedores, los pagos de alquileres, algunos gastos fijos, el activo circulante, etc., ya que, éstos se ven afectados por factores externos como son la inflación o una reducción de la demanda de los consumidores.

A continuación, se enumeran algunas de las acciones claves que se deben aplicar en una pyme o empresa, para optimizar el nivel de tesorería y liquidez.

¿Cómo mejorar el volumen de tesorería de una pyme?

Es fundamental que una pyme tenga un control financiero para conocer en todo momento los pagos y los cobros existentes.

Con las nuevas herramientas informáticas se consigue evitar cualquier error humano, además de mejorar el control de la tesorería.

Aunque una pyme sea rentable, es necesario buscar periódicamente nuevas modalidades que optimicen el proceso de producción, analizando la eficiencia e invirtiendo en digitalización.

Hay que prestar atención a los gastos financieros que se producen en una organización, ya que, nos permite corregir las ineficiencias financieras con el fin de mejorar su resultado económico.

Gestionar las existencias de la empresa de forma eficiente es algo imprescindible, porque de lo contrario, perjudicaría la rentabilidad del negocio aumentando los costes. Por ello, es vital una buena coordinación entre los diferentes departamentos que gestionan el stock.

Cuando una pyme recurre a un crédito para financiarse, debe tener en cuenta que existen otras vías posibles, como son el crowdfunding, ampliación de capital, capital riesgo, etc., ya que, podrían resultar más beneficiosas.

Controlar los cobros y las deudas permite mejorar el ratio de liquidez, hay que evitar los impagos y repartir los gastos a lo largo del ejercicio.

Estudiar cada uno de tus clientes para conocer su periodo medio de cobro, priorizando en aquellos que efectúan sus pagos puntualmente y que cuentan con una mejor liquidez.

Revisar los márgenes del beneficio de venta es determinante para conseguir un coste final de producción más bajo, analizando los precios de venta al consumidor final.

Negociar con tus proveedores y con tus clientes para revisar los plazos de pagos y cobros, te permite alargar el tiempo medio de los pagos y acortar el periodo de cobro.

Aplazar o fraccionar el pago de los impuestos permite dilatar el pago definitivo hasta que la tesorería de la empresa resulte más favorable.

Reunificar préstamos y deudas puede reducir el pago de intereses, pero antes de tomar esa decisión, tienes que analizar las deudas vigentes con las entidades financieras implicadas.

Con respecto a los gastos imprevistos que pueden hacer daño a la tesorería de una empresa, hay que ser precavido y contar con un fondo de ahorro formado por las ganancias de otros ejercicios.

Otras alternativas para obtener una tesorería óptima

Además de las acciones anteriores, existe la posibilidad de recurrir a financiación ajena o contratar entidades externas que mejoren la gestión de la tesorería, como serían:

  • Factoring: vender las cuentas pendientes de cobrar a cambio de un descuento en la cantidad final. Se obtienen una financiación rápida para sanear su balance.
  • Leasing: comprar un activo para su actividad productiva a cambio de un pago mensual, que puede tener una vigencia que va desde los 2 hasta los 10 años.
  • Confirming: permite a los proveedores cobrar sus facturas antes de la fecha de vencimiento mediante un descuento del importe anticipado, es en realidad un factoring a la inversa.
  • Renting: es un contrato de arrendamiento que sólo se realiza para determinados bienes, como son un vehículo o equipos informáticos, se paga una cuota mensual donde se incluye el bien y todos los servicios que necesita.

Conclusión

La gestión de la tesorería no es un proceso que se pueda improvisar ni mejorar de la noche a la mañana.

Necesita rigor y una organización para que las medidas adoptadas sean correctas.

Por tanto, un buen software de gestión de tesorería te ayuda a controlar cualquier problema de liquidez en una pyme, ya que, nos permite mejorar la asignación de recursos.

En definitiva, si gestionas una pyme, es vital controlar la tesorería y el riesgo de liquidez, por tanto, si aplicas los consejos anteriores, ¡mejorarás la liquidez de tu negocio a corto plazo!

Compartir en:
Artículos relacionados